Visitantes

viernes, 27 de diciembre de 2013

Achicoria - Cichorium intybus


   Es una planta herbácea robusta que puede sobrepasar 1 m de altura. Suele tener abundantes pelos tiesos, casi punzantes, aunque no siempre.
   La floración, entre junio y octubre, da lugar a inflorescencias de color azul-lila más o menos intenso e incluso rosa o blanco, sostenidas por un pedúnculo largo, rígido. La flor tiene la particularidad de no abrirse más que a pleno sol, y seguir la trayectoria de éste al igual que los girasoles. Tiene una única raíz, profunda, cónica, gruesa y pivotante.
   Suele crecer en bordes de caminos, cunetas y terrenos baldíos. Es muy frecuente en nuestra región.


   La achicoria ha sido utilizada en Europa, desde el siglo XVII, como condimento o sucedáneo del café. Después de extraer la raíz de la tierra, hay que limpiarla a fondo, lavarla, cortarla en rodajas y secarla rápidamente a una temperatura máxima de 50ºC. Moliéndola y tostándola cuando se va a consumir, se obtiene una bebida de suave sabor, excelentes propiedades medicinales y sin excitantes naturales. Hasta hace no mucho tiempo, en España, la achicoria se ha asociado a los años más duros de la postguerra, el racionamiento y el estraperlo.


   Al igual que con otras muchas plantas y árboles conocidos, existen leyendas que siempre generan una mezcla de misterio y encanto, persistiendo hasta nuestros días.


   Una de estas leyendas dice que una hermosa muchacha de bellos ojos azules se despidió con tristeza de su amado que debía partir a la guerra. Él prometió que regresaría y ella que le esperaría, mas él no volvió. Los días dieron paso a los años, y la doncella seguía esperando muy triste. Deambulaba desconsolada por los caminos en espera de su amado.  Al final los dioses se apiadaron de ella y la convirtieron en una planta con grandes flores azules que recordaban a sus ojos, la achicoria; repartiéndola por todos los caminos del mundo para que siga esperando a su amado.


      Si en alguno de nuestros paseos por la naturaleza encontramos a la “novia del sol”, podemos recoger su raíz, envolverla en un paño blanco y guardarla en casa, es un poderoso amuleto contra hechizos diabólicos. Protección que no solo se extiende a la casa, sino a todos los que la habitan.


   Por otra parte, la achicoria, Cichorium intybus, es una planta bien conocida por sus propiedades medicinales y usos alimenticios desde la antigüedad. En el antiguo Egipto ya se la conocía como importante planta medicinal. Médicos griegos la denominaban como “amiga del hígado”. Se toma en algunos casos de enfermedades hepáticas y para disolver los cálculos biliares o renales, así como en caso de inflamación de las vías urinarias. Ejerce una acción positiva en el tratamiento de la diabetes. Cicatrizante, desintoxicante y diurética, para problemas digestivos y nerviosos. Al parecer tiene muchas aplicaciones.







2 comentarios:

  1. Que genial el blog, enhorabuena ;)tenemos agrimonia en Asturias?? Saludos

    ResponderEliminar
  2. La agrimonia eupatoria, también llamada hierba de San Guillermo, está bastante dispersa y crece en algunos bosques y pre-bosques de nuestra región. La verdad es que no es muy frecuente. Florece de mayo a octubre. Muchas gracias por tus palabras. Un saludo

    ResponderEliminar